Bolsas europeas, golpeadas por la tensión entre EEUU y China, y las dudas sobre la recuperación

 Las acciones europeas cayeron el jueves debido a que a las señales de deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China se sumó la preocupación por el ritmo de recuperación de la crisis económica provocada por el coronavirus.

El índice paneuropeo STOXX 600 cayó un 0,8% tras una sesión volátil, con los índices alemán y francés, sensibles al comercio exterior, cayendo más de un 1% cada uno.

Los lazos entre China y Estados Unidos se han malogrado luego de que Washington acusó a Pekín de haber manejado mal el brote de coronavirus, lo cual ha retrasado la recuperación del mercado en las últimas semanas.

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, apuntó de nuevo a China el miércoles, llamando «miserables» a los 2.000 millones de dólares que ha prometido para luchar contra la pandemia. Un funcionario de Pekín dijo que China no se amilanará ante la creciente tensión.

Mientras tanto, una encuesta mostró que el efecto devastador de la pandemia en la economía de la zona euro se redujo un poco en mayo, ya que se aliviaron los confinamientos, pero el crecimiento aún estaba lejos.

Después de tocar fondo en abril, el índice compuesto Flash de Gerentes de Compras de IHS Markit se recuperó hasta 30,5 desde el 13,6 de abril, pero aún estaba muy por debajo de la marca de 50 que separa el crecimiento de la contracción.

«Creemos que los mercados han valorado a la perfección la expectativa de que sólo haya una salida suave», escribieron los estrategas de Cantor Fitzgerald en una nota.

«Si los casos (COVID-19) vuelven a surgir, recordará a los inversores que el camino de vuelta al crecimiento será lento y lleno de baches. Añade a eso la reunión del Parlamento en China en medio de la candente tensión entre Estados Unidos y China».

Los mercados bursátiles a nivel mundial han avanzado esta semana, con optimismo por la flexibilización de los encierros y por las palabras de más estímulo para la maltratada zona euro, lo que empujó el miércoles al STOXX 600 a su cierre más alto en tres semanas.

Sin embargo, los bancos, el petróleo y el gas y las empresas de tecnología fueron castigados el jueves, ya que el apetito de riesgo se vio afectado.

Fuente: Reuters


Source: Economia