HSBC dibuja tres escenarios para Cataluña y en dos crece “la tensión” con Madrid

HSBC, el mayor banco de Reino Unido, ve decisivos los próximos movimientos en Cataluña para solventar la crisis. “El Govern, después de proclamar la victoria en el referéndum del domingo, está pidiendo una declaración unilateral de independencia y la presión está aumentando sobre Mariano Rajoy para hacerse con el control de la región”, indica. No obstante, los expertos de la entidad apuntan que la situación se encuentra en el segundo nivel de tensión de cinco posibles.

Fuente: HSBC

Ante esta situación, HSBC ofrece tres posibles escenarios:

1. Negociación. Los analistas de HSBC consideran que existe la posibilidad de que Carles Puigdemont dé marcha atrás en su declaración unilateral de independecia, e inicie negociaciones con Mariano Rajoy. HSBC propone dos temas para este encuentro: “Un nuevo sistema de financiación para la región y posiblemente una mayor autonomía en otros aspectos”.

Los expertos recuerdan que “la semana pasada Cristobal Montoro hizo una oferta inicial al Gobierno catalán, diciendo que el Gobierno central estaba dispuesto a hacer concesiones si Cataluña retrocedía en la independencia”, aunque matizan que esta oferta podría ejercer más presión sobre los Presupuestos. También sostienen este escenario destacando que, tras la reunión de ayer del Gobierno, Puigdemont delcaró que “este momento merece reflexión”. Sin embargo, “los líderes catalanes ya han dejado claro que su intención de avanzar con la independencia sugiere que tal escenario es poco probable”, recuerdan.

2. Mantener las posiciones. HSBC apuesta por un segundo escenario en el que desde Moncloa se ignora la amenaza de la independencia y se limita a remitir el asunto al Tribunal Constitucional. “Esto podría conducir a sanciones legales y financieras contra algunos de los líderes catalanes independentistas, pero sin un aumento de las tensiones entre Barcelona y Madrid”. Este escenario, sin embargo, “sólo sería posible en nuestra opinión si el Govern no da nuevos pasos en el movimiento independentista”, indican en su informe.

3. Declaración unilateral y aplicación del 155. Este escenario provocaría “una nueva escalada de tensiones políticas”, consideran los expertos. Desde HSBC consideran clave el papel que pueda adoptar el PSOE. En su informe apuntan que “a no ser que los socialistas decidan apoyar el artículo 155, dudamos que esto pudiera suceder antes de que el Gobierno catalán tome una medida concreta hacia la independencia, pero en algún momento podría ser inevitable”, apuntan.

En HSBC, al igual que apuntaba Barclays, señalan que “este contexto conduciría a unas nuevas elecciones anticipadas en Cataluña”. Las encuestas que recogen en su informe indican que los partidos a favor de la independencia podrían entonces perder tales elecciones, “aunque la situación podría ser diferente después de los acontecimientos del fin de semana”, matizan.

Por otro lado, HSBC anuncia que este conflicto abre también un conflicto parlamentario en Madrid. “Los partidos de la oposición pueden aprovechar esta oportunidad para provocar una caída del gobierno del PP. Podemos y el PSOE tendrían los números para votar contra el gobierno de Rajoy, pero no para elegir a otro presidente, a menos que Ciudadanos se abstuviera)”,indican los analistas. Una situación que provoca que una moción de cesura no pueda tener éxito. Sin embargo, ante esta situación de ingobernabilidad, Rajoy podría tener que convocar unas nuevas elecciones.

“BRUSELAS DEBE ACTUAR CON CAUTELA”

Desde el mayor banco de Reino Unido también han analizado la posición de Bruselas. La Unión Europea ha defendido la legalidad de la intervención policial para detener la votación, afirmando que “este es un asunto interno de España que tiene que ser tratado en consonancia con el orden constitucional de España” y reafirmó que “si un referéndum fuera a organizarse en consonancia con la Constitución española significaría que el territorio de salida se encontraría fuera de la Unión Europea “.

Aunque también la UE advirtió que “la violencia nunca puede ser un instrumento en la política” (Comisión Europea, 2 de octubre). Los expertos opinan que “Bruselas debe actuar con mucha cautela y es poco probable que desee intervenir de manera decisiva“. Sin embargo, desde HSBC ven posible que la amenaza de salir de la UE (y del euro) pueda empujar a los sectores más moderados del electorado catalán (y el lado más pro-empresarial del Gobierno catalán) a reconsiderar la oferta del Gobierno español de negociar.

UN IMPROBABLE CAMBIO CONSTITUCIONAL

“Cambiar la constitución para permitir un referéndum de independencia en Cataluña sería muy difícil”, opinan los analistas. Esta posibilidad necesita una mayoría de dos tercios de ambas cámaras (Senado y Congreso), después de lo cual ambas se disuelve anutomáticamente. “El próximo Parlamento tendría entonces que votar nuevamente a favor de una reforma (aunque esta vez por una mayoría simple en la cámara baja y una mayoría absoluta en la cámara alta) y finalmente habría que hacer un referéndum para confirmar los cambios, aunque no sólo en Cataluña, sino en toda España”, destacan.

Un proceso que provocaría el riesgo de que esto pueda abrir una ‘Caja de Pandora’, ya que otras regiones pueden seguir el camino de Cataluña y solicitar su propio referéndum de independencia. “Pensamos que una ruta “legal” hacia la independencia de Cataluña, que no entraña tensiones entre el Gobierno central y el Gobierno catalán, es improbable“, destacan.

Fuente: Bolsamania.com


Source: Economia