Inversionistas en bonos buscan rendimientos en América Latina

Una ola de protestas populares de las que se da una vez en una generación podría ser de gran ayuda el próximo año para algunos rincones del mercado en América Latina. Los administradores de dinero están al acecho de activos que fueron castigados injustamente, apostando que los posibles rendimientos superarán el riesgo político y social.

Si bien una elección sorprendente en Argentina y las protestas en Chile, Ecuador y Colombia en el cuarto trimestre hicieron que las monedas cayeran y afectaron los bonos, la deuda de la región todavía está atrayendo a los inversionistas que buscan rendimientos. Una encuesta de Bloomberg a 57 gestores de fondos, estrategas y operadores muestra que los prefieren por encima de sus contrapartes en Asia y Europa, Oriente Medio y África en 2020.

La búsqueda de rendimiento “mantiene a las personas interesadas en la deuda de los mercados emergentes en general”, asegura Eric Baurmeister, director de deuda de mercados emergentes en Morgan Stanley Investment Management Inc. en Nueva York. “Tal vez te hace un poco más paciente cuando hay errores”.

Rara vez la sed de rendimiento ha sido más fuerte de lo que es ahora. En medio de una pila de US$11,7 billones en deuda global de rendimiento negativo, algunos mercados emergentes se destacan por sus tasas de interés más altas en relación con sus contrapartes desarrolladas. Si bien los retornos de los bonos de los gobiernos latinoamericanos en 2020, tanto denominados en dólares como en monedas locales, probablemente no superará el 10% de este año, los rendimientos aún atractivos ofrecen a los inversionistas un práctico refugio.

La deuda de rendimiento negativo es un “contrapeso potente” para los inversionistas que de otro modo podrían evitar a los países sacudidos por conflictos políticos, escribió en una nota enviada por correo electrónico Kathryn Rooney Vera, jefe de investigación y estrategia de Bulltick LLC, con sede en Miami.

La deuda del gobierno de Brasil y México obtuvo el mayor apoyo entre cinco empresas de administración de dinero, ganando selecciones de Morgan Stanley Investment Management Inc., UBS Asset Management, BlackRock Inc. y Schroders Plc.

Otros objetivos incluyen deuda corporativa de mayor rendimiento y menor plazo en países como Chile, Ecuador, Perú e incluso Argentina, según Omotunde Lawal, quien dirige la deuda corporativa de mercados emergentes en Barings LLC en Londres. En medio de las protestas provocadas por un aumento de la tarifa del metro en Chile, un aumento en los precios del combustible en Ecuador, un presunto fraude electoral en Bolivia y un presidente profundamente impopular en Colombia, puede resultar menos riesgoso que sus hermanos soberanos.

“Con las protestas sociales que hemos estado viendo en algunos de estos países latinoamericanos recientemente, hay consecuencias no deseadas de una respuesta más socialista del gobierno para resolver estos problemas”, dijo en una entrevista. “Hay todo este riesgo idiosincrásico acumulado en el lado soberano, que no necesariamente se replica en el lado corporativo”.

Quedan riesgos

Los rendimientos atractivos no pueden evitar por completo las salidas, y algunos inversionistas aún pueden evitar los mercados donde los disturbios causen daños duraderos. Es probable que los rendimientos estén en el rango de 5% para los bonos del gobierno de los mercados emergentes, tanto en dólares como en monedas locales, dado que hay un margen limitado para que las tasas estadounidenses caigan y los diferenciales se estrechen, según Michael Bolliger, jefe de asignación de activos de mercados emergentes en UBS Wealth Management en Zúrich. Declinó proporcionar un pronóstico para América Latina, diciendo que hay demasiados factores de riesgo.

El apetito está disminuyendo en México, por ejemplo. Si bien las entradas extranjeras en bonos del gobierno mexicano denominados en pesos fueron casi iguales en 2019 que en 2018, con aproximadamente 23.500 millones de pesos (US$1.200 millones), el porcentaje de propiedad extranjera se ha desplomado al más bajo en casi siete años, a la vez que aumentan las nuevas ventas de bonos.

Chile, el crédito latinoamericano mejor calificado durante décadas, probablemente tomará muchos más préstamos el próximo año después de que las protestas llevaran a la promesa de un aumento en el gasto en ayuda social. Las proyecciones del gobierno demuestran que las necesidades financieras totales se dispararán a US$16.600 millones, en comparación con US$8.700 millones en 2019. Capital Economics pronostica que el diferencial de rendimiento entre los bonos soberanos en dólares de Chile y los bonos del Tesoro de EE.UU. subirá entre 50 y 100 puntos básicos para 2025.

Aun así, los inversionistas inyectaron US$261.300 millones en los mercados emergentes mundiales en 2019, US$70.000 millones más que un año antes, según el Instituto de Finanzas Internacionales. Y hay razones para el optimismo: justo antes de finalizar el año, Estados Unidos y China finalmente llegaron a un acuerdo sobre comercio, lo que avivó el sentimiento de riesgo y envió un índice Bloomberg Barclays de bonos en moneda local a un récord.

Fuente: Bloomberg


Source: Economia