Qué es el ether, la nueva moneda virtual que compite con el bitcoin y creció más de un 4000% en menos de 6 meses

Si la víspera de año nuevo hubieras gastado ocho dólares en comprar un ether, hoy podrías haberlo vendido por 340 dólares.

Hasta hace dos meses, el ether era una más de las 762 criptomonedas que existen en la red: divisas virtuales que permiten realizar transacciones dejando menos huellas y pueden ser canjeadas por dinero en el mundo real.

El bitcoin se ha erigido estos años como el rey de estas monedas digitales y aún mantiene el trono con un valor de US$ 2693,91 por moneda (todo lo que necesitas saber sobre el bitcoin y su funcionamiento). Sin embargo, no es el único que se está beneficiando del apetito por las criptomonedas y el ether es el mejor ejemplo.

Desde que iniciara el año, su valor ha aumentado en un 4250% y se ha convertido en la segunda divisa virtual mejor valorada, según el portal de comparación de monedas digitales CryptoCurrency Market Capitalizations.

Entre tantas opciones, ¿por qué precisamente ha sido esta moneda la elegida?

A diferencia de otras criptomonedas, el ether está ligado a una plataforma llamada Ethereum y sólo puede ser utilizado dentro de ella.

Ethereum nació en agosto de 2014 y consiste en un software que se debe descargar y que permite construir aplicaciones descentralizadas o dapps. Es decir, apps que operan “exactamente tal y como las programas, sin posibilidad de interrupciones, censura, fraude o interferencia de terceros”, en palabras de la asociación suiza que la regula, la Ethereum Foundation.

La plataforma usa la tecnología blockchain, alabada por su seguridad y discreción. Estas dos características la hacen ideal para crear mercados digitales o dejar constancia de deudas o promesas.

Por ejemplo, uno puede dejar instrucciones de cómo quiere que se mueva cierta cantidad de dinero en caso de que el euro supere a la libra y la plataforma se encargará de que así suceda sin necesidad de intervención humana.

Una alternativa al bitcoin

Pero operar en Ethereum no es gratis y el precio se debe pagar en étheres. Cada acción que la máquina realiza por el usuario tiene un costo. Según la fundación, con este cobro se aseguran de que las dapps que se crean en la plataforma sean de calidad. Durante la mayor parte de 2015, el precio del ether no superó el dólar.

Volviendo al día de Año Nuevo si te hubieras puesto a revisar las cifras para ver si valía la pena o no comprar un ether, probablemente hubieras desistido. Entonces, el 91,3% del mercado de las criptomonedas estaba dominado por el bitcoin. Le seguían el Ripple con el 2,8% y el Litecoin con el 2,15%. El ether apenas tenía una cuota del 1%.

Pero ahora el panorama ha cambiado: la cuota del bitcoin se ha reducido al 39,8% y la del ether se encuentra en el 28,5%.

El historiador económico de la Universidad de Cambridge y de la London School of Economics, Garrick Hileman, cree que hay tres motivos. “El primero es que el bitcoin ha dejado de innovar. La moneda está alcanzando su capacidad plena y se está generando un debate y un atasco de carácter político en el debate de cómo incrementar esta capacidad”, le explicó a BBC Mundo.

Fuente: YahooFinanzas.com


Source: Economia