Temores de virus estimulan volatilidad en todo menos en divisas

El coronavirus ofrece a operadores e inversionistas una lección sobre cuán arraigada se ha vuelto la baja volatilidad en el mercado de divisas.

La rápida propagación de la enfermedad y el creciente número de muertes han sacudido otros rincones del mundo financiero en los últimos días, al estimular las fluctuaciones esperadas en los precios de las acciones y los bonos al más alto nivel en meses y al causar estragos en las materias primas.

Sin embargo, un indicador global de la volatilidad cambiaria implícita solo ha aumentado levemente. Se mantiene a unos pocos puntos básicos desde el menor nivel registrado en enero y muy por debajo de su promedio de 252 sesiones.

“La desconexión entre los mercados globales y los precios de la volatilidad cambiaria continúa. Esta última muestra poca reacción al riesgo de que el coronavirus pueda convertirse en una epidemia mundial”, escribieron el viernes estrategas de JPMorgan Chase & Co., incluido Lorenzo Ravagli. “Las variables spot cambiarias han mostrado recientemente una sensibilidad más contenida a un conjunto de factores del mercado mundial bien conocidos, lo que limita de hecho el potencial de un nuevo precio de los niveles de volatilidad cambiaria”.

Todo es un recordatorio de los cambios estructurales que han impulsado una multitendencia del año hacia la calma en las monedas. Las políticas monetarias en todo el mundo, posiblemente uno de los factores más importantes que dictan las divisas, se han coordinado relativamente a medida que los bancos centrales buscan evitar una desaceleración global. Mientras tanto, Estados Unidos ha intensificado sus esfuerzos contra los países que cree que manipulan sus tipos de cambio.

Aun así, la calma podría verse interrumpida por posibles eventos de riesgo esta semana, desde el resultado de los caucus de Iowa que presagian a los líderes demócratas de la carrera presidencial de 2020 hasta la publicación de los datos de empleo en Estados Unidos el viernes, sin mencionar los continuos estragos del coronavirus.

“El primer mes del año ha visto aumentar un poco la volatilidad ultrabaja gracias al coronavirus”, escribió el martes Steve Barrow, jefe de estrategia del G-10 en Standard Bank. “Este problema y otros deberían ayudar a mantener la volatilidad más elevada”

El impacto total del virus en el cambio de divisas no estará claro hasta que la enfermedad llegue a su punto máximo, dijo, después de lo cual podría haber una recuperación en las monedas vinculadas a los productos básicos.

Fuente: Reuters


Source: Economia