Volatilidad en monedas del mundo baja al menor nivel histórico

Las acciones pueden estar acaparando la mayor parte de los titulares, pero no son la única clase de activos en territorio desconocido.

La volatilidad de la moneda mundial cayó al nivel más bajo jamás registrado. Menos de 48 horas después de que Estados Unidos y China firmaran un pacto comercial que reafirmó un acuerdo de no devaluar sus monedas, el índice JPMorgan Global FX Volatility Index —que rastrea el mercado de opciones para medir las oscilaciones de precios esperadas— se cotiza a un precio más bajo que en cualquier otro momento desde su creación hace casi tres décadas.

El hito es la culminación de una tendencia multianual hacia mercados de divisas más tranquilos que se aceleró el año pasado a medida que los bancos centrales se orientaban hacia mayores alivios de políticas monetarias en un intento por apuntalar el crecimiento. También es un fenómeno en exhibición en las principales clases de activos, donde la abundante liquidez resultante ha avivado las valoraciones y suprimido las fluctuaciones de precios.

“La firma de la fase uno del acuerdo comercial ha llevado a los inversionistas a suponer que se ha eliminado una amenaza negativa para el crecimiento global”, dijo Jane Foley, jefa de estrategia FX en Rabobank. El riesgo de una baja volatilidad sin precedentes “es que los inversionistas comiencen a comportarse como si los activos de alto riesgo, como las acciones, nunca fueran a bajar. Este sería un comportamiento clásico de burbuja”, dijo.

El impacto de la firma del acuerdo comercial en los mercados de divisas se muestra claramente en la volatilidad implícita del par dólar-yuan: En el mercado offshore está cerca del nivel más bajo desde la sorpresiva devaluación de China en 2015. El día de la firma también vio el índice de volatilidad JPMorgan G7 cerrar en su mínimo histórico.

La calma de la moneda puede ser una buena señal para muchos actores del mercado y observadores de la economía: la crisis cambiaria a menudo coincide con el estrés entre las naciones, trayectorias monetarias inestables o el crecimiento divergente. Pero hay demasiada calma, según Ulrich Leuchtmann, jefe de estrategia cambiaria de Commerzbank AG.

“Los mercados de divisas tienen que producir al menos tanta volatilidad que los cambios en los fundamentos se puedan reflejar adecuadamente”, dijo. “Mi intuición es que estamos en el extremo inferior de lo que es posible antes de que el mercado de divisas pierda su capacidad de reflejar los fundamentos”.

Fuente: Bloomberg.com


Source: Economia